de Tirso de Molina

Dirección: Fernando Urdiales

Reparto y ficha

Fotos

Condiciones técnicas

Todos los personajes mienten en el ámbito de esa Babel que es la corte madrileña. El amor es aniquilado por los intereses egoístas de los padres, secundados por sus hijos, galanes casamenteros, no menos avariciosos. Como contraste, las mujeres, verdaderas protagonistas de la obra, actúan con valentía e inteligencia. Don Gil, o sea, Doña Juana, defiende a lo largo de esta divertida comedia el derecho a fabricar su propio destino, aun a costa de vengarse con saña de su burlador.